Suscríbete a nuestro boletín y recibe las últimas noticias y ofertas
No te pierdas nuestras Ventajas para tí
Suscríbete a nuestro boletín y recibe las últimas noticias y ofertas
Consulta los cursos gratuitos

Artículos > Ser Mujer Share

Ser Mujer

Me pregunto que significa ser mujer. Mi abuela y mi madre tenían su visión, sobre lo que debía ser una mujer. Y a mi eso, no me gustaba. Y creo que a ellas tampoco. A veces, cuando me contaban cosas, no parecían muy convencidas. Resignadas, eso si. A la natural curiosidad de una niña, hay pocas cosas que se resistan. Y ellas no eran una excepción. A la mayoría de mis “porqués” se les respondía con un “ porque si” y el tema quedaba zanjado. Para ellas. No para mi.Así que, mis maestras, hicieron lo que pudieron para convertirme en una persona complaciente, sumisa y hacendosa. Dos adjetivos más y hubiera podido ser casi perfecta para el matrimonio, los hijos y la casa. Me pregunto que pudo fallar. Seguramente he decepcionado a generaciones de mujeres con mi comportamiento y con mi actitud ante la vida. Seguramente he escandalizado a más de una, también por lo mismo. Pocas cosas aprendí de lo que intentaron enseñarme. Decidí hacerlo a mi manera, ante la impotencia y la desesperación de la mayoría de mujeres de mi familia. He conocido mujeres de todo tipo. Con algunas, el punto en común, era tener una edad similar y haber nacido en el mismo país. Con otras, más jóvenes o más veteranas, no compartíamos ni idioma ni religión. Curiosamente, esas mujeres, andaban con la misma pregunta. Y, como yo, andaban sin respuesta. Eso me tranquilizó un poco. Mal de muchos.... pero al mismo tiempo, me puso muy incómoda. Aunque no tengo respuestas, si que me fijo mucho en todo lo que pasa, y he sacado alguna que otra conclusión, que espero no sea equivocada. El tiempo lo dirá. Según lo veo yo, nuestro papel en el tinglado socio-cultural que nos ha tocado vivir, está tocando a su fin, pero hay mucha resistencia al cambio. Cada vez hay más mujeres que protestan y que se sienten indignadas por la falta de solidaridad y de respeto que muestran ciertas culturas con el tema femenino. Pero no veo muchos cambios de actitud. Espero no herir ninguna susceptibilidad con mis próximas palabras, pero empezaré reconociendo, que tenemos parte de culpa. Adaptarse a un papel determinado, puede que no te lleve al nirvana, pero te hace normal y hasta respetable. Si a cierta edad no tienes ni pareja ni hijos, te miran mal. Las demás mujeres no te entienden y los hombres no se fían. Vale, no es habitual, pero eso no significa que sea un problema. Es un problema, cuando lo vives como si lo fuera. Creer que la felicidad viene siempre de la mano de alguien, es ser muy buen creyente. Y las mujeres seguimos creyendo en ello. Buscamos a esa mano, llena de felicidad, en discotecas, por la calle y en internet. La mano, seguro que la encontramos. Lo que la mano trae, eso no se sabe hasta el último momento. Estoy segura que compartir la vida con una pareja, tener y criar hijos, no es incompatible con eso de ser mujer. Tampoco el no hacerlo. Ser mujer es mucho más grande que eso.

Para mi que, una mujer que es mujer, no decide nada sin consultar su intuición. Escucha atentamente esa voz que habla a través de sus emociones y suele obedecerla. Para mi que, una mujer que es mujer, se pregunta lo que quiere y va a por ello. Sabe que tendrá que pagar un precio, pero no le importa. Para mi que, una mujer que es mujer, sabe que ser mujer también tiene sus ventajas. Usa su inteligencia para sacar provecho de ellas. Para mi que, una mujer que es mujer, no necesita hacerse una buena reputación. Con pasarselo bien, se da por satisfecha. Para mi que, una mujer que es mujer, no vende su libertad por una falsa seguridad. Prefiere las sorpresas a la mediocridad. Para mi que, una mujer que es mujer, viste como le da gana. Tiene su estilo propio y solo ella manda en su armario. Para mi que, una mujer que es mujer, es capaz de decir lo que siente y lo que piensa. Aceptará los sentimientos y las opiniones de los demás, tal y como acepta los suyos. Para mi que, una mujer que es mujer, es honesta, aunque le pese. Pagará con su vida social, su tranquilidad de conciencia. Para mi que, una mujer que es mujer, no canjea su vida por otra. Para mi que, una mujer que es mujer, usa su poder y por eso, puede. Para mi que, una mujer que es mujer, se permite el lujo de ser clara. El pan es el pan y el vino es el vino. Para mi que, una mujer que es mujer, es capaz de creer en los gnomos y no creer lo que le estás contando. Para mi que, una mujer que es mujer, hará sus propios experimentos, aún sabiendo que pueden explotarle en la cara. Para mi que, una mujer que es mujer, se queja lo imprescindible y actúa en consecuencia. Para mi que, todas somos mujeres, aunque hayamos ejercido poco.

Bea Utges Larentia Programa Mujeres sin Fronteras http://larentiacoaching.wordpress.com/

Mª Teresa Llobet

Terapìa Gestalt